articulos

Tipos de taladros y para qué usar cada uno de ellos

tipos de taladros para qué usar cada uno

En casi todas las casas hay uno:

Sirven para colocar cuadros, asegurar muebles y otras muchas cosas que incluso no se puede imaginar a nivel usuario.

Y es que son muchos los tipos de taladros que se pueden utilizar para un gran número de actividades cotidianas.

El amplio catálogo de taladros que existen a la venta en tiendas especializadas puede generar incluso confusión para los aficionados al bricolaje e incluso para los profesionales.

¿Cuál elegir en cada momento? ¿Cuál de ellos servirá mejor a mi propósito? ¿Qué es el taladro percutor y cuál es la diferencia entre un taladro percutor y un rotomartillo?

Estas son solo algunas de las preguntas que se hacen las personas que comienzan a investigar las diferencias entre taladros.

Tener un conocimiento general de qué es un taladro, para qué sirve y los tipos de taladros y sus diferencias es esencial para optimizar los trabajos y lograr resultados óptimos con el menor esfuerzo posible.

 

Qué es un taladro y para qué sirve

Todo el mundo conoce el taladro «de toda la vida«.

Se trata de una herramienta mecánica eléctrica, que funciona conectada a la electricidad o con batería, que basa su funcionamiento en el giro de motor que permite aplicar elementos que les hace posible llevar a cabo trabajos de distinta naturaleza.

De manera más genérica y usual, el taladro se ha utilizado para hacer agujeros o atornillar o desatornillar con la colocación de las piezas adecuadas en el portabrocas. Pero la mejora y especialización de los fabricantes y la aparición de nuevos elementos han revolucionado estos únicos usos del taladro.

 

Tipos de taladros

Son muchos los tipos de taladros que se usan en la actualidad.

Son útiles tanto para los profesionales de la construcción, la fontanería o el bricolaje como para aquellos que quieren hacer algún arreglo doméstico o tienen afición por este tipo de actividades.

La mejor manera de conocer las diferencias entre taladros es saber para qué sirven cada uno de ellos y cuáles son las tareas más habituales que se hacen con ellos.

 

Taladro eléctrico

Son los más conocidos.

Como ya se ha indicado, pueden funcionar conectados a la luz o con batería, para más comodidad.

Su portabrocas gira a gran velocidad y en ambas direcciones y su uso más habitual es el de hacer agujeros en muros, madera o metal.

 

Taladro percutor

El taladro percutor es más útil en trabajos un poco más complejos. Se usa generalmente para abrir agujeros en superficies más duras. Esto es debido a que su funcionamiento es diferente: no se basa en el giro a gran velocidad, sino que su sistema combina giro y percusión. De esta manera la broca golpea la superficie como un cincel y logra mejores resultados.

 

Rotomartillo

La diferencia entre el taladro percutor y un rotomartillo es que este último supone un paso más allá en la potencia de trabajo.

Con capacidad de hacer hasta orificios de cinco centímetros de diámetro, también funciona gracias a una combinación de percusión y rotación con la fuerza de un mecanismo neumático que eleva la fuerza del martilleo.

 

Taladro neumático

El taladro neumático funciona gracias al aire comprimido.

Esto le ofrece un poder de rotación mucho mayor: lo demuestra el hecho de que se utilizan, por ejemplo, para ajustar las ruedas de los vehículos cuando hay que cambiarlas.

 

Taladros industriales

Hay otro tipo de taladros, considerados como industriales, ya que son fijos y suelen estar instalados en fábricas, centros de producción o similares.

Presentan una gran fuerza de trabajo o bien, dependiendo del objetivo, acciones de elevada precisión.

Son habituales en factorías donde se fabrican vehículos, joyerías, etc. y son también conocidos como taladros de banco o de columna.

Las aplicaciones de estos tipos de taladros son muy variadas, ya que también existen numerosas máquinas consideradas como taladros industriales que cumplen muy diferentes funciones.

 

Cómo elegir el taladro adecuado para cada ocasión

Una vez conocidos los principales tipos de taladros existentes y cuando ya se puede hacer clara la diferencia entre un taladro percutor y un taladro atornillador, por ejemplo, prácticamente cualquier persona puede saber cuál es el aparato adecuado para cada ocasión.

Evidentemente, los trabajos más domésticos tendrán una herramienta más que eficiente en taladros eléctricos, taladros percutores o rotomartillos.

Para otro tipo de tareas más profesionales y de precisión será necesario trabajar con maquinaria más especializada.

No obstante, ante cualquier tipo de duda es posible consultar con asesores de venta especializados en este tipo de maquinaria.

Ellos cuentan con la experiencia suficiente para indicar a los clientes qué taladro y de qué fabricante les será más útil en cada momento.

Todos estos tipos de taladros están al alcance de cualquier usuario desde el punto de vista económico.

Hacerse con un buen equipo de trabajo es indispensable para aquellos que trabajan o se entretienen con distintos tipos de tareas.

Todos estos tipos de taladros se fabrican con las más altas garantías de calidad de materiales y resultan seguros para realizar las tareas necesarias con toda tranquilidad.

Te Puede Interesar También...

Taladros eléctricos | Atornilladores (83)

Sierras Eléctricas (14)

Destornilladores (205)

Brocas (945)

Amoladoras (52)